3 elementos esenciales para ser felices y productivos.

Francamente, cada vez me cansa más ver frases motivacionales en las redes sociales. También ese excesivo optimismo y entusiasmo por todo en la vida, que encuentro muy poco genuino y bastante ingenuo. Esa negación de la realidad es una receta para el desastre. La realidad es que en la vida hay muchísimas cosas maravillosas por disfrutar, pero también hay una infinidad de injusticias y sinsabores que no vamos a poder evitar. Necesitamos valorar ambos polos en su justa medida, no simplemente pretender que uno de ellos no existe.

Todo exceso se convierte en compulsión, así que incluso si lográramos esos niveles irreales de felicidad esto tendría nefastas consecuencias. Esa “felicidad” irreal se convierte fácilmente en una compulsión por la emoción positiva, y cuando esto sucede todos conocemos sus consecuencias: hacemos todo tipo de tonterías y terminamos quebrados, deprimidos, metidos en vicios y arrepentidos de una cantidad de estupideces hechas que jamás nos hubiéramos sentido capaces ni siquiera de imaginar. ¡Ah, pero qué feliz y divertido fue en su momento!

Exactamente lo mismo sucede en las empresas; los problemas se esconden porque estos nos hacen sentir mal, preferimos esconder las emociones negativas y resaltar las positivas. ¡Todo está bien! ¡sin novedad!

Las verdades se esconden porque éstas harán sentir mal a las personas a las que van dirigidas, mejor pretendo que todo está bien para no lastimar sus sentimientos o para que no se enojen conmigo; porque incluso peor, eso lastimaría mis sentimientos.

A personas completamente inútiles en su trabajo se les permite mantenerlo porque enfrentar esa situación generará emociones negativas. ¡Inaceptable! ¡esas emociones no son bienvenidas! Así se crea la receta para el desastre.

 

Pensar que en una empresa la felicidad se va a generar con un entusiasmo fingido o con juegos de integración y charlas motivacionales una vez al año es simplemente una muestra más de negación. Tanto en la vida como en la empresa hay 3 elementos esenciales que necesitamos presentes para experimentar una felicidad real y útil. Necesitamos practicarlos todos los días:

 

ASERTIVIDAD.

La felicidad al igual que la alta productividad va necesariamente acompañada de una alta autoestima. No hay manera de ser feliz y productivo si te sientes un perdedor; tu estado de ánimo simplemente no te lo permitirá.

La presencia de asertividad es indispensable para tener una alta autoestima; si te callas todo, permites que los demás te falten el respeto, si dices que sí a todo, no hay manera que tengas una alta autoestima, al contrario, desarrollarás resentimientos, envidias y frustraciones que te harán perder tu salud, tu felicidad y tu paciencia, que en algún momento también va a explotar.

No se trata de convertirse en una persona antipática y agresiva, pero sí de desarrollar estrategias para comunicar y defender nuestras ideas, necesidades y sentimientos con tacto, pero también con mucha confianza.

Sentirse escuchado, valorado y respetado es indispensable para sentirse feliz. Ese valor y respeto tenemos que ganárnoslo, no es un derecho, es una consecuencia de también aportar valor y respeto a los demás. Quieres que tu jefe te valore, apórtale valor. Quieres que tus empleados y tus hijos te respeten, apórtales valor y respeto. Nadie tiene la obligación de respetar y valorar a alguien que no se lo merece; lo harás quizás por conveniencia, pero no por obligación.

 

UTILIDAD.

La experiencia que acompaña al paso del tiempo es la promotora número 1 de sentimientos de inutilidad. Para muchas personas con 10 años de experiencia haciendo un trabajo probablemente tiene 5 años que ya no lo encuentran interesante, por la simple razón de que ya no sienten que les aporte nuevas experiencias y aprendizaje; así empiezan a desvalorar su trabajo y por lo tanto a desvalorarse a sí mismos como personas, sintiéndose inútiles. Aquí es donde la empatía puede meternos en problemas; un jefe muy empático puede sentir compasión por un empleado improductivo y desmotivado, pero no le hará ningún favor al permitírselo, de hecho estará motivándolo a hundirse más en una espiral de frustración e inutilidad. Aquí la empatía no funciona, hay que practicar la asertividad.

El problema para las empresas es que las promociones usualmente se dan a las personas de mayor experiencia, por lo que no es raro encontrar que los mandos altos de la empresa después de tantos años de trabajo sean los más desmotivados y con sentimientos de inutilidad que pretenden evitar alejándose lo más posible de los problemas y la toma de decisiones; justamente lo contrario al liderazgo que las empresas necesitan para tener éxito. Ni los grandes sueldos ni los grandes títulos profesionales son suficientes para motivar a una persona en esta circunstancia.

Todos necesitamos reinventarnos frecuentemente. Aun manteniendo el mismo trabajo o la misma pareja por muchísimos años es posible generar nuevas alternativas, nuevos hobbies, nuevos retos. En una empresa recomiendo a las áreas de recursos humanos generar actividades extracurriculares, que aunque no estén relacionadas con la operación de la empresa sí le van a permitir a los empleados de todos los niveles salir de sus rutinas y aprender cosas nuevas, desarrollando nuevas capacidades y despertando muchas neuronas dormidas por falta de uso. Además, de esta manera se generarán actividades que promuevan la integración de forma continua.

 

SOCIABILIDAD.

Somos seres sociales, incluso las personas más solitarias requieren interactuar con otros. Tenemos necesidades físicas, emocionales, intelectuales y espirituales que debemos satisfacer para ser felices y nadie es capaz por sí solo de satisfacerlas adecuadamente, siempre vamos a necesitar ayuda. Por eso es prácticamente imposible ser feliz en completa soledad, siempre habrá aspectos de nuestro ser que sentiremos que estamos relegando si tratamos de hacer todo solos.

Es muy común ver a padres bien orgullosos de sus pequeños. ¡Qué niño tan bien portado! ¡es muy tranquilo y no da lata! Parece una bendición tener un hijo con tan buenas maneras. Lo cierto es que puede ser muy cómodo para los padres, pero es nada beneficioso para el pequeño. Cuando crezca será testigo de la complejidad de querer ser feliz y exitoso en un mundo donde las relaciones son indispensables para el éxito. Y lo tendrá que hacer solo, ya no tendrá a sus padres para apoyarlo. No solo eso, tendrá que luchar con los demonios internos de sentirse fuera de su elemento cuando quiere acercarse a parejas o amigos potenciales. ¡Ese diablito en la cabeza es tremendo y muy preguntón! ¿Con qué pretexto me acerco? ¿Qué le digo? ¿Qué van a pensar de mí? ¿Y si me veo tonto o piensan que soy aburrido? Nuevamente la autoestima se lleva una paliza. Por ello al igual que un padre, la tarea de un jefe es elevar la autoestima de cada miembro de su equipo, de hecho yo diría que esa es la principal tarea de un jefe y desgraciadamente casi ninguno sabe cómo hacerlo.

La única manera de acabar con los miedos es confrontándolos, a un jefe que quiere sociabilizar a su equipo le comento que jamás permita que uno de sus empleados no participe en las reuniones, hay que hacerles preguntas; no complicadas, no es un interrogatorio, es una oportunidad de hacerlos participar, hacerlos brillar y ganar confianza. Invitarlos e incluso presionarlos de cierta manera a que convivan fuera del trabajo y vayan ganando confianza para socializar.

 

No conozco una sola persona asertiva, útil y sociable que no sea exitosa y feliz. Pueden tener sus malos momentos como todos, pero mantienen un grado altísimo de certidumbre de que sus problemas son pasajeros y regresarán más temprano que tarde a los niveles de vida que acostumbran, usualmente muy superiores al promedio. Son personas que realmente generan influencia y cambios muy positivos dentro de las organizaciones. No hay fórmula para la felicidad eterna, pero Asertividad + Utilidad + Sociabilidad es la fórmula para regresar al camino de la felicidad real cuando nos alejamos temporalmente de ella.

Facebook Comments

Leave a Reply

Deja un comentario

  Subscribe  
Notify of