Apunta alto y haz los sacrificios necesarios para dejar de sufrir

¿Te parece injusto que Stephen King venda tantos libros mientras hay millones de autores que no venden uno solo? Nos pueden no gustar sus libros, pero la realidad es que hay millones de personas que los disfrutan y a ninguno de ellos les obligan con una pistola a comprar sus libros. Es incuestionable que el señor tiene talento y que ha invertido miles de horas de su vida en perfeccionarlo y comercializarlo. Ese es el secreto de su éxito; vive de algo para lo que tiene talento y le ha invertido muchísimo tiempo, dinero y esfuerzo para alcanzar el éxito. Eso es algo que el 95% de la gente en el mundo jamás ha hecho.

 

La sociedad nos vende la idea de estudiar para tener una carrera, cuando la realidad es que ese 95% no tiene carreras, simplemente tiene trabajos, porque el tener una carrera implica hacer los esfuerzos que Stephen King ha hecho para convertirse en el escritor exitoso que es hoy. Él sí ha hecho una carrera como escritor.

¿Sabes lo que tienes que hacer para tener éxito? Por supuesto que sí, justo así como sabes que si quieres estar sano tienes que hacer ejercicio y comer saludablemente, pero no lo haces; y luego te miras al espejo y te disgustas con la imagen que ves. Y si no lo sabes aún, te garantizo que no te tomará más de un día de reflexión hallar esa respuesta.

He escuchado muchísimas veces la pregunta: ¿habrá dinero en esta actividad? Y muchos contestan con respuestas como: en finanzas hay muchísimo dinero o en la industria de las telecomunicaciones, o en la hotelería y la medicina. ¿A quién le importa? De qué sirve que haya muchísimo dinero en una industria si yo no tengo las habilidades para convertirme en el Stephen King de ella y seré siempre uno más de los millones de quebrados o subempleados; si seré siempre un observador lejano de aquellos que sí alcanzan el éxito. En cambio, si soy bueno en algo, lo que sea, tengo grandes posibilidades de convertirme en uno de los Stephen King de ese ramo si invierto el tiempo, dinero y esfuerzos necesarios. Créeme que también hay carpinteros y plomeros extremadamente exitosos con vidas extraordinarias, algunos incluso millonarios.

¿El secreto del éxito? Apuntar siempre a lo más alto, trabajando todos los días para alcanzarlo. Si quiero ser un jugador de futbol he de apuntar a convertirme en el mejor de los jugadores y todos los días me levantaré con ese propósito. Pero si ese ha de ser mi objetivo, debo estar completamente seguro que tengo las capacidades para llevarlo a cabo, para convertirme en uno de los Stephen King del futbol necesitaré esforzarme para entrenar y perfeccionar mis habilidades, y estaré consciente que la perfección no existe así que mi potencial de crecimiento y mejora es infinito.

¿Quiero ser un padre o una madre exitosos? Debo apuntar a ser el mejor padre del mundo y cada día asegurarme que estoy adquiriendo y reforzando mis habilidades para conseguirlo.

En esa sensación de mejora constante es en donde está la felicidad. Habrá épocas en que tengas problemas y caigas en baches que te depriman, quizás tengas que tomar trabajos alternativos para subsistir, pero si tienes esa vista del lugar al que quieres llegar y sigues moviéndote – aunque sea lento – entonces ganas certidumbre y motivación para alcanzarlo, ganas también el impulso que te permite ir acelerando.

 

Más te vale escoger esa cima que quieres alcanzar y trabajar todos los días para lograrla o te aseguro que la vida te ha de escoger un agujero del que no podrás salir hasta que empieces a moverte. Asegúrate que es una actividad para la cual tienes talento, de esta forma tu aprendizaje será rápido y disfrutable. Tendrás también la capacidad de convertirte en uno de los Stephen King de ese ramo.

Analiza tus talentos y observa los problemas que te rodean, usa esos talentos para ayudar a otras personas a resolver sus problemas y hacer sus vidas mejores. La gente paga mucho dinero por productos y servicios que los hacen sentir mejor, que les permiten mejorar sus vidas. Podrás también comprobar que no hay mayor satisfacción en la vida que sentirse útil.

La vida es sacrificio, eso es cierto, porque implica que necesitas hacer muchos esfuerzos y resolver muchos problemas, pero después del sacrificio viene siempre la recompensa en forma de satisfacción. Todo sacrificio que hagas en pos de alcanzar una meta significativa tendrá su recompensa.

Tú sabes lo que tienes que hacer para tener éxito y ser feliz, lo intuyes, pero has pospuesto la acción indefinidamente. Te garantizo que no sucederá por magia, algún día tendrás que actuar, ¿para qué esperar? ¿para qué prolongar el sufrimiento? Escuché hace poco una frase del Dr. Jordan Peterson a este respecto y decía algo así más o menos: Si de cualquier forma vas a enfrentar a un dragón, ve búscalo y tómalo desprevenido, no esperes a que venga listo para comerte.

El sufrimiento constante es siempre un producto de vidas decepcionantes donde no hay disposición a hacer ningún tipo de sacrificios.

 

Facebook Comments

Leave a Reply

Deja un comentario

  Subscribe  
Notify of