La certidumbre detrás del éxito

He tenido la oportunidad de convivir con personas que han sido sometidas a cirugías por accidentes y otras circunstancias, estando en proceso de recuperación. He sido testigo de sus altas y bajas emocionales, pero también de la disciplina en su trabajo de recuperación y su certeza de que ese trabajo las llevará nuevamente a recuperar su libertad para moverse. Saben que les tomará meses de ejercicio y esfuerzos a las que no estaban acostumbradas, pero no hay la más minima duda en su mente de que lograrán nuevamente caminar. ¿Por qué lo saben? Simplemente porque eso es lo normal; si te fracturas un hueso, en algún momento este volverá a soldar y después de unos meses de recuperación todo volverá a la normalidad. A pesar de lo difícil e impactante de la situación, hay una certeza del 100% de que tiene solución y es esa certidumbre la que les permite mantenerse estables emocionalmente y encontrar la motivación para hacer cosas extraordinarias, esfuerzos que probablemente nunca habían necesitado hacer para alcanzar una meta. Es en esas circunstancias donde muchas personas descubren una fortaleza mental y emocional que no sabían que tenían.

La clave de esa capacidad de recuperación reside en la creencia de la persona de que recuperarse de una fractura es lo normal; requiere esfuerzos extraordinarios, pero lo normal es recuperarse.
Muchas veces nos repetimos que para alcanzar una meta necesitamos tener un sueño, pero esto no es suficiente; necesitas darle a tu sueño un “aura de normalidad”; pensar que puede requerirte de grandes esfuerzos pero no es “anormal” alcanzarlo, es algo que le sucede diariamente a millones de personas que comparten contigo ese mismo sueño.
Cualquier persona que haya alcanzado un éxito sobresaliente te dirá que su duda era cuando iba a alcanzarlo, pero tenía una sensación interna muy fuerte que le convencía que iba a poder hacerlo, justo esa misma sensación y certeza de una persona que está trabajando para recuperarse de una fractura.

Para eso sirven los planes principalmente; cuando planteas en tu mente un paso 1, 2 y 3 hacia tu meta, te das cuenta que existen muchos caminos para alcanzarla; en tu mente deja de ser un simple sueño y se convierte en una “realidad futura”.

Facebook Comments

Leave a Reply

Deja un comentario

  Subscribe  
Notify of