Parálisis por análisis

La expresión “parálisis por análisis” o “analysis paralysis” como es ampliamente conocida, la vi por primera vez en una revista de computación hace ya varios años. En términos de informática, este concepto se refiere a la tendencia de algunos desarrolladores de sistemas de analizar una y otra vez todas las posibles soluciones, invirtiendo demasiado tiempo en la planeación y el modelado sin empezar con la implementación. Esto, entre otros problemas, genera como resultado una planeación demasiado compleja que es muy difícil de implementar.

Desafortunadamente no solo es común en el desarrollo de sistemas; esta parálisis la vemos todos los días en el entorno empresarial. Es una de las principales causas de ese término ya tan famoso: la procrastinación o postergación.

El problema con el análisis excesivo no es solo la disminución de la productividad, sino su impacto en nuestra salud emocional; darle vueltas y más vueltas a un problema en nuestra cabeza buscando la solución perfecta nos genera una gran ansiedad y estrés que dificulta nuestra capacidad de concentración, desarrollándose así un círculo vicioso donde mientras más analizamos menos encontramos las respuestas adecuadas, mucho menos las respuestas perfectas tan anheladas.

Los ingenieros de software encontraron una solución a su problema que bien podemos trasladar a nuestra vida diaria; en lugar de planear un proyecto de inicio a fin antes de implementarlo, optaron por separar sus proyectos en etapas, así de inicio se planea la primera etapa, se diseña la solución, se implementa y se prueba. Una vez resueltos todos los problemas de esta primera etapa se prosigue con las siguientes. De esta manera, los problemas que se van presentando no comprometen el proyecto completo sino solo la etapa a la que pertenecen, así también esto permite mayor flexibilidad en el caso de que los requerimientos del proyecto cambien en el transcurso de este.

Flexibilidad es el nombre del juego; si queremos soluciones perfectas lo más probable es que terminemos sin soluciones y lo único que ganemos sea un cabello más gris y un dolor de cabeza.

“Nuestra vida es desperdiciada en el detalle. Simplifica, simplifica.”

Henry David Thoreau

Facebook Comments

Leave a Reply

Deja un comentario

  Subscribe  
Notify of