Por qué la intuición y la imaginación son más potentes que el conocimiento, tal como Einstein lo dijo

¿Cuántas veces estás tentado a hacer algo pero no te sientes cómodo haciéndolo? Simplemente no sabes la razón de tu incomodidad, pero hay una vocecita interior que te invita a no hacerlo. En ocasiones sucede lo opuesto; la voz te invita a hacer cosas que parecen no tener mucho sentido para ti desde un nivel intelectual. La mayoría de las personas simplemente no escucha esa voz interior porque no le tiene confianza, pareciera que todo lo que le dice no tiene un sustento racional por lo que no es digna de confianza. La realidad es que sí tiene un sustento racional, el problema es que la gente no lo conoce.

 

Los doctores Abraham Maslow y Clare Graves dedicaron sus vidas al estudio de la motivación humana y desde los años 50s hicieron de dominio público sus descubrimientos. Sus resultados son similares, pero también tienen importantes diferencias. Maslow nos habló de distintas jerarquías de necesidades; en cuanto cubrimos las necesidades de una jerarquía vamos sintiendo la motivación por subir a una superior. Así, en la base de esa pirámide se encuentran nuestras necesidades fisiológicas, que en cuanto sentimos satisfechas las dejamos atrás y vamos por cubrir ahora necesidades de seguridad, para posteriormente pasar a motivarnos por necesidades de pertenencia y logro, hasta terminar en la punta de la pirámide donde se encuentra la auto-realización. Mientras, el Dr. Graves encontró necesidades similares pero él añadió una variable más: las circunstancias de vida. Él encontró que no sólo vamos pasando de un nivel a otro como parte de una evolución natural humana, sino que nuestras circunstancias de vida también nos pueden mover a experimentar distintas motivaciones; así, una persona que vivía con una motivación de pertenencia predominantemente puede súbitamente pasarse a una motivación de seguridad si su país se convierte en una zona de guerra por ejemplo.

 

La intuición y la imaginación son herramientas de nuestra mente para hacernos conscientes de nuestras motivaciones, de los valores que nos mueven. Cuando te imaginas algo, no es un pensamiento o una visión al azar, cumple perfectamente con tus valores. Así, en ocasiones conoces a una persona con la que conectas de maravilla y es simplemente porque tu mente te está diciendo que lo que esa persona proyecta coincide con tus valores. Por el contrario, la repeles cuando lo que proyecta no coincide con lo que es importante para ti.

Nuestras motivaciones son lo que nos mueven, incluso cuando no estamos muy conscientes de ellas. Por eso es esencial que nuestra decisiones incluyan esas sensaciones que nos genera nuestra voz interior. Considérala siempre, es un mensaje de tu subconsciente de que lo que estás a punto de hacer o dejar de hacer cumple o no con valores que son muy importantes para ti. Si las decisiones que tomes en tu vida no cumplen con esos valores que te mueven, simplemente no tendrás la motivación para respaldarlas. No es una invitación a que confíes ciegamente, pero sí a que la consideres en tu proceso de toma de decisiones.

 

Facebook Comments

Leave a Reply

Deja un comentario

  Subscribe  
Notify of