Sé tú mismo, pero mejor

Esta es la introducción de mi nuevo libro:

¡Sé tú mismo! Una frase universalmente utilizada, ciertamente con una buena intención, pero como todo en la vida, tiene efectos tanto positivos como negativos. En su aspecto positivo es una invitación a amarnos a nosotros mismos, aceptando nuestros defectos y perdonando nuestros errores y omisiones. En el aspecto negativo, es una excusa perfecta para evitar la responsabilidad de mejorar aceptando con resignación que no tenemos control alguno de nuestro destino.

Ninguna persona ha conseguido una vida extraordinaria sin practicar una mejora continua. El Michael Jordan que se convirtió en el mejor jugador de basquetbol de todos los tiempos no era la misma persona que comenzó a jugar siendo un adolescente. Para conseguir su sueño tuvo que convertirse en un hombre más fuerte, más ágil, más veloz y desarrollar una mentalidad superior. Su mentalidad, su físico y sus habilidades de adolescente jamás hubieran sido suficientes para ser el mejor del mundo.

Ser uno mismo, en ese pensamiento radica uno de nuestros más grandes problemas, porque nuestro yo actual es demasiado inútil para conseguir nuestros grandes sueños de futuro. ¿Cómo sé que es un inútil? Porque si no lo fuera ya hubiera conseguido todo lo que desea. Quien eres hoy es suficiente para conseguir todo lo que has conseguido hasta hoy, pero si quieres algo mejor te tienes que convertir en una versión superior.

Desde jóvenes perdemos la perspectiva de que la mejora es un proceso continuo. No nos damos cuenta que las escuelas no existen para entregar títulos sino para transformarnos. Incluso con todos los problemas y deficiencias en el sector educativo, si utilizáramos las escuelas como se debe, saldríamos de ellas como fuerzas imparables; con gran capacidad para argumentar, comunicar ideas, resolver problemas, innovar y tantas otras cosas más. Esos años escolares tuvimos todas las herramientas a la mano: maestros, libros, tiempo, energía. Esas cuatro herramientas y otras más jamás en la vida volveremos a tenerlas disponibles tan fácilmente. Si eres un joven leyendo este libro te recomiendo que lo reflexiones: jamás en la vida volverás a tener esas cuatro cosas juntas. En lugar de maestros tendrás jefes que serán mucho menos benévolos contigo y estarán mucho menos interesados en tu desarrollo. En lugar de una biblioteca diseñada especialmente para tu aprendizaje, más adelante tendrás que pasar horas buscando en Internet un montón de información que no sabes siquiera si es fidedigna. En lugar de todas las horas que tienes disponibles exclusivamente para aprender, pasarás tu vida trabajando y si tienes pareja e hijos le dedicarás a ellos buena parte de tu tiempo. Y tu más valiosa herramienta: tu energía; ésa se va a gastando con los años junto con tus capacidades cognitivas.

Si no eres un lector tan joven y ya no cuentas o nunca contaste con esas cuatro herramientas, aún es tiempo de avanzar, será más complicado, pero a lo largo de tu camino te convencerás que en la vida solo tenemos dos direcciones: para adelante o para atrás. Si sientes que tu vida está detenida, créeme que no es así; vas para atrás, por el simple hecho de que cada día que pasa tienes menos herramientas para navegar. La mayor herramienta del ser humano es su mente, si no la ejercitas se empieza a atrofiar. Cuando la ejercitamos todos los días es cuando notamos sin ninguna duda de que nuestra dirección es hacia adelante; estamos avanzando, quizás no mucho, pero lo estamos haciendo y no hay sensación más satisfactoria en la vida que la de avanzar ni sensación más miserable que sentirse estancado.

El ser humano es el único ser vivo con la capacidad de transformarse. Un gato siempre será un gato, una ballena siempre será una ballena. Ni el gato ni la ballena se preocupan por cuál es su misión de vida; no están pensando qué estudiar, si se deben casar y tener hijos o si se están desarrollando en su verdadera vocación.

He escuchado muchas veces el consejo de que no hay que preocuparnos mucho por trabajar nuestras debilidades, mejor concentrarnos por completo en mejorar nuestras fortalezas. Es verdad, pero no es una verdad absoluta. Si eres extrovertido, por supuesto que disfrutarás y desarrollarás mejor un trabajo que requiera interactuar con mucha gente en lugar de uno donde te tengas que encerrar en una oficina a solas. Lo mismo si eres introvertido, es mucho más probable que tengas una buena relación de pareja con alguien que no te pida ir de fiesta todos los días. Pero eso no significa que no sea beneficioso para tu vida que hagas un esfuerzo por disfrutar la compañía de otros aunque seas introvertido o que hagas un esfuerzo por estar a solas de vez en cuando en lugar de estar de fiesta todos los días si eres extrovertido.

Todos sabemos las malas consecuencias que nos acarrea no tener una ética de trabajo; tarde o temprano entramos en crisis financieras o simplemente la gente nos pierde todo respeto y confianza. Si no trabajamos la apertura de nuestra mente simplemente nos quedamos estancados en las mismas ideas, las mismas costumbres, las mismas personas; el mundo avanza y nosotros nos vamos quedando atrás. Si no trabajamos la extroversión, aunque disfrutemos nuestra soledad, terminaremos pagando tanto financiera como emocionalmente el hecho de no tener la habilidad de generar amistades y nuevas relaciones personales o de trabajo. Si no aprendemos a decir no y dejar de complacer a todo mundo, la gente no nos valorará ni nos tomará en cuenta y terminaremos amargados y resentidos por más amables que seamos inicialmente. Si no trabajamos en el manejo de nuestras emociones, la neurosis se apoderará de nuestros pensamientos y nuestros comportamientos llenando nuestra vida de frustración y estrés.

Si alguna vez te has preguntado cuál es el propósito de tu vida, te aseguro que es muy sencillo; lo vas a descubrir cuando empieces a hacer todas esas cosas que sabes que tienes que hacer pero que por largo tiempo has evitado, trágicamente puede pasar la vida entera sin que las hagas. Tu misión es ir hacia delante, transformándote todos los días y adquiriendo herramientas que hacen tu camino cada día más sencillo y disfrutable y tu destino más claro y alcanzable.

Cuando entiendes cómo funcionan tus mecanismos fisiológicos de recompensa y tu sistema de valores te das cuenta que la felicidad se da al alcanzar continuos éxitos y satisfacciones, que incluso siendo pequeños nos llenan de orgullo y elevan nuestra autoestima de manera cotidiana. Incluso los problemas tienen el potencial de convertirse en alegría y satisfacción cuando encontramos la manera de resolverlos. ¡No hay felicidad posible sin desarrollo constante!

Este libro no es un texto motivacional, es un compendio de conceptos, reflexiones, herramientas y prácticas estructuradas para convertirse en tu maestro de vida, en el mentor que se preocupa por tu desarrollo y te provee el conocimiento de ti mismo, la claridad y la estructura para plantearte metas significativas y acciones para conseguirlas. No es tampoco un libro de recomendaciones, porque éstas funcionan para algunas personas y otras no, es una guía para que tú mismo te descubras y aclares y recorras tu camino personal.

En cada página encontrarás un mayor entendimiento de tu personalidad, tus creencias inconscientes, tu sistema de valores y recompensas, tus estilos de pensamiento y cómo todos esos factores han confabulado a tu favor y en tu contra a lo largo de tu vida para convertirte en quién eres y tener la vida que tienes. Cuando entiendes cómo están organizados y relacionados esos factores, ganas finalmente la capacidad de reorganizarlos en un orden coherente con la vida que deseas. Por ello, la segunda mitad del libro está organizada como un manual de trabajo donde podrás aterrizar todo tu nuevo conocimiento en un plan de desarrollo de 7 semanas; tiempo suficiente para crear los hábitos mentales y emocionales que te convertirán en la persona capaz y digna de conseguir esas metas que se han escapado de tus manos por tanto tiempo, o mejor aún, metas que ni siquiera te habías planteado porque nunca te has sentido capaz de conseguirlas.

Adquiere el libro aquí:

 

Facebook Comments

Leave a Reply

Deja un comentario

  Subscribe  
Notify of